Acabar con la miopía sin cirugía

ortoqueratologiaMuchos especialistas en óptica, optometría y oftalmología andan preocupados por las crecientes cifras de miopía a nivel global, ya no sólo en Asia, sino en Europa y más concretamente en España se observa que el porcentaje de jóvenes con miopía va en aumento quizás debido al estilo de vida actual, así que se plantean cómo acabar con la miopía sin cirugía.

En esta línea, uno de los métodos más extendidos es la ortoqueratología, un nombre largo y que nos puede sonar extraño. Se refiere simplemente a la idea de usar una lentilla ortopédica, es decir, una lente de contacto capaz de corregir la forma de nuestra córnea mientras dormimos para que podamos ver bien durante el día sin necesitad de gafas, lentillas ni cirugía.

La ortopedia se define como el arte de corregir o de evitar las deformidades del cuerpo humano, desde hace muchísimo tiempo la medicina ha empleado la ortopedia para mejorar nuestra calidad de vida con diversos aparatos, así que ¿por qué no probar con los ojos?.

La ortoqueratología nocturna, también conocida como Orto-k, es un tratamiento que va bien a personas cuyo trabajo o estilo de vida no casa bien con el uso de gafas o lentes de contacto, personas que no quieren o no se pueden operar de cirugía refractiva ni se pueden implantar lentes de contacto intraoculares.

Como paciente debe saber que la cirugía refractiva no es para todo el mundo, hay una serie de requisitos para preservar su salud ocular, del mismo modo que tampoco todo el mundo se adapta al uso de lentillas, y qué decir de las gafas… por algo existen todas estas alternativas, simplemente a mucha gente no le gusta usar gafas.

El método es sencillo y seguro, pero lo importante es sobre todo el resultado. Hasta ahora se ha demostrado que un uso continuado permite disfrutar de una buena visión durante el día a personas con miopía y astigmatismo, la pega es que cada noche debemos dormir con lentillas y esto no está exento de riesgos, principalmente por cuestiones de higiene o adaptación.

Tratamiento con ortoqueratología u orto-k

La ortoqueratología como hemos comentado es una técnica que permite frenar en mayor o menor medida el desarrollo dos problemas visuales muy frecuentes como son la miopía y el astigmatismo, con la gran ventaja de que no es necesaria una cirugía ocular.

Las lentillas de ortoqueratología son personalizadas y su función es modificar la córnea durante varias horas, de manera que cuando nos despertamos por la mañana, al quitarlas podemos ver nítido sin necesidad de otra corrección óptica. Aquí encontramos un importante requisito, la constancia, cada noche debemos hacer el mismo proceso y con lentillas bien limpias.

Todo esto es posible debido a que nuestra córnea es sólida pero maleable, es decir, la lentilla durante nuestras horas de sueño la obliga a adoptar una forma, al retirar la lentilla correctora la córnea mantiene la deformación durante otros tantas horas y por eso podemos ver bien, pero a medida que pasan las horas nuestra córnea recupera su forma natural y ya no veremos tan bien.

Esta es una ventaja importante, ya que se trata de un tratamiento reversible, basta con que dejemos de usar las lentillas orto-k para que nuestro ojo vuelva a su forma. No hay un límite de edad y la evolución de la tecnología está permitiendo que cada vez se traten mayores graduaciones con éxito.

Ortoqueratología para niños

La ortoqueratología para niños es posible, de hecho siempre que se mantenga una buena higiene de las lentillas no debe haber grandes riesgos para su salud ocular, como hemos comentado se trata de una técnica segura y reversible, es más, actualmente se están realizando estudios donde las emplean para frenar el desarrollo de la miopía infantil.

En fechas recientes se han publicado los resultados de una investigación llevada a cabo en Reino Unido durante tres años con más de 300 niños. Aquellos niños que llevaron las lentillas orto-k no experimentaron ningún detrimento de su visión, en cambio entre aquellos que no las usaron si se dieron casos de empeoramiento de la visión.

En las últimas décadas ha crecido notablemente el porcentaje de población miope y muchos especialistas señalan que el estilo de vida actual, en el que los niños pasan menos tiempo fuera, es el que contribuye a este empeoramiento de la visión de lejos. La ortoqueratología no es perfecta, pero parece que se está ganando su sitio como una alternativa viable tanto para niños como para adultos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *