magnify
formats

Queratocono

El queratocono es una enfermedad de la córnea que a día de hoy no tiene cura, sin embargo las clínicas oftalmológicas ofrecen varios tratamientos que pueden frenar su desarrollo, lo cual es una buena solución si se trata a tiempo. En estados avanzados, la solución puede ser el transplante de córnea.

El nombre de queratocono quiere decir que la córnea adopta forma de cono, como vemos en las imágenes esquemáticas, visto de perfil, se aprecia perfectamente la deformación que se va desarrollando con el paso de los años. Suele aparecer en la infancia o durante la adolescencia, pero su grado evolución no siempre es el mismo, y en ocasiones se estanca.

Esta deformación ocurre cuando la córnea se vuelve más fina en su parte central, y comienza una protrusión, es decir, una deformación hacia delante del tejido corneal, lo que da lugar a molestias y visión borrosa, ya que se origina un alto astigmatismo. Si no recibe tratamiento, el queratocono puede seguir evolucionando hasta causar dolor al paciente e incluso perdida de visión.

Causas del queratocono

El queratocono no es una enfermedad frecuente, de hecho se estima que afecta a una de cada dos mil personas, pero como hemos comentado arranca a edades tempranas, cuando los ojos aún están en desarrollo y, por razones que se desconocen, se comienza a debilitar la parte central de la córnea y adoptar una forma cónica.

El queratocono se asocia a personas que tienen el mal hábito de frotarse con fuerza los ojos, personas con alergias, síndrome de Down, etc.

Tratamiento del queratocono

Como hemos comentado, hoy por hoy no hay cura para el queratocono, pero si diversos tratamientos que pueden frenar su desarrollo, de ahí la importancia de detectar el queratocono en sus primero síntomas. Los signos de queratocono en niños son cambios de graduación frecuentes, alto astigmatismo, niños que se frotan los ojos con frecuencia o que requieren de colirios.

Cuando el queratocono está en sus inicios, se emplean gafas graduadas y lentes de contacto para frenar la protrusión. Una vez comienza la deformación hacia adelante, la mejor solución es la operación, ya sea implantando anillos intracorneales o reforzando el colágeno por medio del crosslinking corneal.

Cuando el queratocono ya está muy avanzado y el oftalmólogo tiene claro que los tratamientos anteriores no serían efectivos, la solución para por realizar un transplante de córnea, el tratamiento más radical y arriesgado, pero en ocasiones la última posibilidad de solucionar el problema.

Más información en KC Solutions

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>